W. H. Auden

Wystan Hugh Auden fue un poeta británico nacido en 1907 y fallecido en 1973. Hijo de un médico, Auden se educó en la Iglesia de Cristo, en Oxford, donde se erigió en líder de una banda. Estudió en Oxford y tras realizar diversos viajes por Alemania, dio clases en una escuela elemental. En 1937 participó en la guerra civil española junto a los republicanos y en 1938 viajó a China; ese mismo año contrajo matrimonio con la hija de Thomas Mann, Erika, y al año siguiente se trasladó a los Estados Unidos; adoptó su nacionalidad y ejerció en diversas universidades del país; en 1956 volvió a Inglaterra para encargarse de una cátedra de poesía en Oxford.

W. H. Auden

Fue la voz de los años 30 para los jóvenes intelectuales británicos de izquierdas. Era un hombre a veces abiertamente político con constantes alusiones en sus poemas a espías, fronteras e impulsos reprimidos: su homosexualidad latía detrás de muchas de las referencias privadas que salpicaban exasperadamente su poesía. Su actitud correspondía a lo que se ha llamado "realismo histórico": en los siguientes años se alejó de tales postulados y se acercó a la temática religiosa y metafísica. Poco después de haber publicado T. S. Elliot la primera colección de Auden titulada, Simplemente poemas (1930), fue reconocido como el portavoz de su generación. Al mismo tiempo escribió con su amigo Christopher Isherwood tres obras de teatro en verso: El perro bajo la piel (1935), EL ascenso de F6 (1936) y En la frontera (1938), las dos últimas musicadas por B. Britten. En colaboración de nuevo con Isherwood publicó los libros de prosa y verso Cartas de Islandia (1937) y Viaje a una guerra (1939).

En 1939, Isherwood y él se trasladaron a Estados Unidos, donde Auden conoció a su amante, Chester Kallman, con quien escribió libretos de ópera, como The Rakes Progress para Stravisnki. En su vejez el rostro de Auden adquirió el aspecto arrugado, que él mismo describía como "un pastel de boda olvidado bajo la lluvia".


Comentarios

Popular Posts

El método genealógico según Nietzsche

Xabier surfea en el cielo

La pintura mural de la Tumba 100 de Hieracómpolis