El imperio asirio

Entre los años 911 y 610 a. C., los asirios forjaron un vasto imperio que mantuvo Fenicia, Egipto y Babilonia bajo la autoridad de su soberano. La estrategia de terror empleada en sus campañas militares ha ocultado la originalidad de la construcción imperial creada por los asirios desde finales del siglo VIII a.C. hasta su destrucción en el año 612 a.C. por un ataque combinado de babilonios y medos.



1. El «triángulo asirio»

El «triángulo asirio» original, entre las ciudades de Assur, Nínive y Erbil, fue la base del poder asirio, con ampliaciones hacia la alta Mesopotamia, Babilonia y el Éufrates medio.

2. La «curva siria»

La «curva siria» del Éufrates representaba para los asirios la frontera natural de su territorio al oeste. La conquista de Tell Ahmar les abrió la ruta de las ricas tierras occidentales.

3. El tributo fenicio

Las ciudades fenicias, ricas gracias al comercio y la calidad de su artesanía de lujo, fueron bien tratadas por los asirios, que les otorgaron gran autonomía política a cambio de un tributo regular.

4. Egipto en el Imperio

Asarhadón y luego Assurbanipal conquistaron Egipto en el siglo VII a.C. Establecieron príncipes vasallos que constituyeron la dinastía saíta en 664 a.C., aliada de los asirios.



5. La ayuda a los frigios

El Imperio asirio se extendió hasta Anatolia: el reino de Tubal fue objeto de disputa entre el rey Midas de Frigia y el rey Giges de Lidia, el cual envió a Assurbanipal una petición de ayuda.


6. Babilonia, la aliada

Babilonia tenía un estatuto especial dentro del Imperio asirio: fue tratada como un reino asociado más que como un vasallo, y los asirios la defendieron frente a las incursiones de arameos, caldeos y elamitas.

Comentarios

Popular Posts

El método genealógico según Nietzsche

La relación entre alma y cuerpo según Descartes

Xabier surfea en el cielo