Un enemigo pertinaz: los persas sasánidas

El Imperio Sasánida, que se extendió desde mediados del siglo III hasta mediados del siglo VII d.C., fue uno de los más formidables enemigos a los que tuvo que enfrentarse el Imperio Romano de Oriente.

La Persia sasánida tuvo su época de esplendor bajo monarcas como  Sapor II (309-379), que pusieron en jaque a las tropas romanas y arrebataron al imperio varias provincias a mediados del siglo IV. Sin duda constituyeron el peligro más notable de la frontera oriental del imperio. Por medio de la guerra o de la paz, como en el caso de Yazdgerd I (399-421), los persas sasánidas, erigidos en la otra gran potencia de la época, supieron hablar de tú a tú a los romanos. Cosroes I, por ejemplo, fue el gran rival de Justiniano y se debatió entre la "paz eterna" firmada con él, y las amenazas bélicas constantes, para mantener su poder.

Otros monarcas, como Ormuz IV o Cosroes II, supieron mantener el prestigio de su imperio hasta que este cayó en manos de los califatos islámicos tras la larga guerra contra estos que perdió Yazgerd III (632-651).

Relieve sasánida localizado en Taq-e Bostan, dedicado a la coronación de Ardacher II;
el personaje representado bajo los pies del monarca es el emperador Juliano.

Comentarios

Popular Posts

La pintura mural de la Tumba 100 de Hieracómpolis

El lenguaje unificado de la ciencia según el Círculo de Viena

Falsabilidad y contrastabilidad en Popper