Para echarse a llorar

La mayoría de nosotros no conseguimos picar una cebolla sin echarnos a llorar, esto es debido a un compuesto irritante que estos bulbos desprenden al ser cortados.

En la naturaleza, dice el químico Eric Block, probablemente sea una defensa contra los depredadores. En la cocina es un incordio. Por este motivo, científicos de Japón y Nueva Zelanda han creado una variedad "sin lágrimas" suprimiendo la enzima que dispara el irritante. Los bulbos modificados genéticamente (en la imagen) se destinan, única y exclusivamente al estudio científico, pero el objetivo es cultivar una versión comestible natural.


Dichosos los ojos :-D

Comentarios

Popular Posts

El método genealógico según Nietzsche

La pintura mural de la Tumba 100 de Hieracómpolis

Xabier surfea en el cielo