El sorprendente legado de un fósil

El árbol filogenético aviar tiene una nueva rama. Un ave fosilizada de 50 millones de años de antigüedad hallada en Wyoming podría ser un pariente extinguido de los colibríes y vencejos modernos. Basándose en el plumaje, el paleontólogo Daniel Ksepka cree que – mide 10 centímetros desde la cabeza hasta la cola– tenía un vuelo convencional. Las plumas de sus descendientes se especializaron: las del vencejo se alargaron para que pudiese estar en el aire todo el día y las del colibrí se acortaron para que pudiese planear.


Vía: National Geographic.

Comentarios

Popular Posts

La pintura mural de la Tumba 100 de Hieracómpolis

El método genealógico según Nietzsche

Falsabilidad y contrastabilidad en Popper